Depresión

QUÉ ES
Una depresión no es estar “depre”. Coloquialment decimos estar “depre”, cuando en realidad nos referimos a estar desanimada/o o triste. Todo el mundo podemos sentir tristeza o desánimo en momentos de nuestra vida. Son sentimientos comunes en las personas de cualquier edad y condición, y se experimentan generalmente ante situaciones de pérdida y duelo. Lo más habitual es recuperar nuestro estado de ánimo habitual sin necesidad de hacer ningún tratamiento.

Otra cosa es la depresión (o depresión clínica). Se trata de un trastorno mental que puede ser grave, requiere atención profesional y tiene unos síntomas concretos.

CÓMO ME PUEDO SENTIR
Una persona está deprimida cuando tiene al menos dos síntomas de los siguientes, y el estado dura dos semanas o más:

  • Una tristeza inusual o un humor irritable que no desaparece.
  • La pérdida de interés o de la capacidad de disfrutar con actividades que antes gustaban y llenaban.

Además de esos dos síntomas también se observarán cuatro o más de los siguientes:

  • Falta de energía y cansancio.
  • Sentir que uno o una no vale nada o es poco importante, o sentirse culpable sin causa que lo justifique.
  • Pensar menudo sobre la muerte o desearla.
  • Tener dificultades para concentrarse o para tomar decisiones.
  • Moverse más lentamente y, a veces, vivencia de mucha agitación con dificultades para calmarse.
  • No poder dormir o, en ocasiones, dormir demasiado.
  • Perder el interés en la comida o, a veces, comer demasiado.
CÓMO SE PRESENTA
Entre los diferentes trastornos depresivos, los más importantes son dos:

Distímia o depresión menor

Se caracteriza por un sentimiento de tristeza o ánimo depresivo presente la mayor parte de los días y que persiste un año o más, y que tiene algunos de los síntomas explicados en CÓMO PUEDO SENTIR.
La persona puede mantener su funcionamiento cotidiano pero con un rendimiento inferior al que tocaría. Si este estado de abatimiento no es resuelto, puede evolucionar hacia una depresión mayor.

Depresión mayor

Hay un deterioro grave o una pérdida importante del estado anímico habitual al menos durante dos semanas. Afecta de manera muy relevante al funcionamiento cotidiano: estudios, trabajo, relaciones con otras personas, intereses personales…
La persona puede estar de un mal humor intenso y persistente, con pasividad o aislamiento, y con manifestaciones de desesperación o llantos inconsolables. También puede provocar reacciones de enojo y tensiones en la familia, aislamiento de amigas y amigos, reducir las actividades diarias o tener la tendencia a actuar de manera peligrosa (consumiendo mucho alcohol u otras drogas, o de otras maneras).

 

QUÉ PUEDO HACER
Es importante hacer una intervención precoz cuando se da el primer episodio depresivo para asegurar el tratamiento adecuado y así prevenir episodios recurrentes o recaídas (a menudo se dan en la depresión no tratada).

 

 

Informació extreta del web http://espaijove.net amb la seva autorització.