El trastorno por uso problemático de drogas

QUÉ ES
Un uso problemático de drogas o de otras sustancias que pueden ser tóxicas puede desencadenar conductas adictivas y éstas convertirse en un trastorno.

.

CÓMO ME PUEDO SENTIR
Aunque el uso de drogas legales e ilegales se suele hacer porque se busca placer, cuando hay un uso con pautas de adición la persona casi no encuentra placer con su consumo y no se siente bien con la su manera de actuar (se arrepiente de su consumo, tiene un concepto de sí mismo muy negativo, etc.).

Entonces se plantea cambiar su consumo -reducirlo o eliminarlo- y en ocasiones o bien no lo consigue, o bien sólo durante un tiempo. Tiene la sensación de que no controla el consumo y se plantea retos que no consigue. Y este fracaso constante también facilita que se drogue de una manera problemática.

En caso de tener problemas, las drogas pueden ayudar a desconectar un tiempo. Este consumo puede irse repitiendo para huir de lo que duele. Sin embargo actuar así además de no solucionar el problema, facilita mantener o iniciar un problema con las drogas.

CÓMO SE PRESENTA

Los trastornos por consumo de sustancias se valoran en función de:

  • La dependencia: un patrón de consumo que conlleva una alteración y un malestar.
  • La tolerancia: la necesidad de aumentar la cantidad gradualmente para conseguir el efecto deseado.
  • El síndrome de abstinencia: los síntomas de un malestar físico general e intenso, acompañado de una elevada ansiedad y de la sensación de necesitar urgentemente consumir esa droga.

Además un uso problemático repercute negativamente en la vida laboral, académica, familiar y social en general.

Una consumo alto en poco tiempo puede provocar una intoxicación por sobredosis que puede tener consecuencias muy graves y que necesita atención médica urgente.

Este uso problemático puede desencadenar estados emocionales de riesgo y trastornos tales como depresión, psicosis, aislamiento, intentos de suicidio o la afectación temporal o permanente de capacidades cognitivas.

QUÉ PUEDO HACER

A pesar de que forma parte de la persona la curiosidad en conocer y descubrir, y recurrir a las drogas para desconectar y pasarlo bien en momentos especiales, es importante y necesario valorar el riesgo que conlleva su consumo en el ámbito físico, psicológico y de riesgo de adicción.

Aunque puede ser difícil darse cuenta cuando se ha perdido el control, cuando el consumo es diario, interfiere en la vida cotidiana, crea tensiones en la familia, el trabajo o los estudios, o con la gente, es necesario buscar atención especializada si no se puede abandonar el consumo problemático por propia iniciativa.

Informació extreta del web http://espaijove.net amb la seva autorització.